Una madre sabia lo sabe: su atención crea seguridad, su dulzura y su firmeza imponen respeto. Su dedicación es lo que importa. San Ramón es un lugar, pero también es una irrenunciable condición de sus habitantes que cada día protegen y construyen con su compromiso y su comportamiento. Seguridad y libertad, diversidad e integración, convivencia y participación. Guardamos celosamente un equilibrio que es capaz de preservar los valores que hacen de nuestra ciudad algo tan especial.

Mantener viva esa permanente sensación de tranquilidad, es la auténtica clave de un éxito del que todos formamos parte, con todo el perímetro vallado, vigilancia las 24h, acceso limitado a residentes e invitados y unas normas de convivencia consensuadas que permiten un espacio de confort a la altura de las mejores expectativas.

Término municipal de San Martín de Valdeiglesias, la Ciudad de San Ramón conserva y protege a todos los efectos su carácter de urbanización privada con la ayuda irremplazable de la Policía Local y Guardia Civil, que de forma cordial y efectiva patrullan con regularidad nuestras calles y playas.